Reseña de ‘Mi país imaginario’: Chile en revuelta

Las imágenes más poderosas de “Mi país imaginario” son las manifestaciones en las calles de Santiago de Chile, que comenzaron en octubre de 2019. Cientos de miles de chilenos salieron a las calles, primero para protestar por el aumento de la tarifa del metro y, finalmente, para exigir cambios radicales en el orden económico y político de la nación. Fueron recibidos con gases lacrimógenos, cargas de porras y balas de plástico apuntadas a sus ojos. Algunos se defendieron con adoquines tallados en la calle, que arrojaron a la policía.

Ver escenas como esa en un documental, o en las redes sociales, es experimentar una fuerte sensación de déjà vu. Lo que sucedió en Santiago en 2019 y 2020 se siente como un eco, una repetición de levantamientos similares en el pasado reciente; en Teherán en 2009 (y nuevamente esta semana); en capitales árabes como Túnez, Damasco y El Cairo en 2011; en Kyiv en 2014; en París en el apogeo del movimiento de los chalecos amarillos en 2018; en todo Estados Unidos en 2020. Esos episodios no son idénticos, pero cada uno representa el estallido de una insatisfacción a fuego lento con un status quo que parece obstinadamente indiferente a las quejas de la gente.

Acompañando a la euforia que pueden traer estas imágenes hay una sensación de aprensión. En casi todos los casos, estas rebeliones terminaron en derrota, desilusión, estancamiento o algo peor. La boyante promesa democrática de la plaza Tahrir en El Cairo ha sido sofocada por una década de dictadura militar. La democracia ucraniana, aparentemente victoriosa después de la «revolución de la dignidad» de Maidan, se ha enfrentado desde entonces a amenazas internas y externas, la más reciente del ejército de Vladimir Putin.

READ  En tiempos de Tito y Allende, Yugoslavia ayudó a definir el socialismo chileno

“The Square” de Jehane Noujaim e “Winter on Fire” de Evgeny Afineevsky son excelentes películas del momento sobre Tahrir y Maidan, y “My Imaginary Country” pertenece a su compañía. Pero también tiene una resonancia específica de Chile y de la carrera de su director, Patricio Guzmán, quien aporta una perspectiva histórica única y poderosa a las circunstancias actuales de su país. Ha visto eventos como este antes y tiene motivos para esperar que esta vez sea diferente.

Guzmán, que ahora tiene poco más de 80 años, puede describirse con justicia como el biógrafo de Chile y también como su conciencia cinematográfica. Su primer documental, cuyas imágenes aparecen en este, trataba sobre los primeros meses de la presidencia de Salvador Allende, que comenzó en una atmósfera de optimismo y desafío en 1970 y terminó con un brutal golpe militar apoyado por Estados Unidos tres años después. El relato de Guzmán sobre la caída de Allende y la represión que siguió es la tercera parte “Batalla de Chile”, que completó mientras estaba exiliado en Francia, y que se erige como una de las grandes películas políticas del último medio siglo.

Más recientemente, en otra trilogía, «Nostalgia de la luz», «El botón de perla» y «Cordillera de los sueños», Guzmán ha explorado la identidad cultural y geográfica distintiva de Chile, reflexionando sobre las intersecciones de la ecología, la demografía y la política de una manera que es lirica y ensayistica. En “Mi país imaginario” cita como mentor al cineasta francés Chris Marker, y comparten un espíritu de humanismo crítico y la costumbre de buscar el sentido de la historia en el grano fino de la experiencia.

READ  Información del terremoto: Light Mac. 4.3 Terremoto

Si bien este es un documental en primera persona, con el director brindando una narración en off, expresa una humildad conmovedora y una paciente disposición a escuchar. Guzmán entreteje imágenes de las manifestaciones en entrevistas con los participantes, la mayoría de ellos jóvenes y todos mujeres.

Esta revolución, que culminó con la elección de Gabriel Boric, un izquierdista de unos 30 años, a la presidencia de Chile y un referéndum para pedir una nueva constitución, surgió de las frustraciones económicas de estudiantes y trabajadores. Pero Guzmán y las activistas, académicas y periodistas con las que habla para dejar en claro que el feminismo siempre fue central para el movimiento. Argumentan que la difícil situación de los chilenos pobres e indígenas no puede entenderse ni abordarse sin tener en cuenta el género, y que la igualdad de las mujeres es fundamental para cualquier política igualitaria.

“Mi país imaginario” termina con una nueva asamblea constituyente —que incluye a muchos veteranos de las manifestaciones— reunida para redactar una nueva constitución que esperan finalmente disipe el legado de la larga dictadura de Augusto Pinochet. Después de que se completó la película, los votantes rechazaron su primer borrador, un revés para Boric y para la energía radical que captura y celebra la película de Guzmán. Cualquiera que sea el próximo capítulo, podemos esperar que esté cerca para grabarlo.

Mi país imaginario
No calificado. En español, con subtítulos. Duración: 1 hora 23 minutos. En los cines.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

REPORTEPLATENSE.COM.AR ES PARTICIPANTE EN EL PROGRAMA DE ASOCIADOS DE AMAZON SERVICES LLC, UN PROGRAMA DE PUBLICIDAD DE AFILIADOS DISEÑADO PARA PROPORCIONAR UN MEDIO PARA QUE LOS SITIOS GANAN TARIFAS DE PUBLICIDAD POR PUBLICIDAD Y ENLACE A AMAZON.COM. AMAZON, EL LOGOTIPO DE AMAZON, AMAZONSUPPLY Y EL LOGOTIPO DE AMAZONSUPPLY SON MARCAS COMERCIALES DE AMAZON.COM, INC. O SUS AFILIADAS. COMO ASOCIADO DE AMAZON, GANAMOS COMISIONES DE AFILIADOS DE COMPRAS QUE CALIFICAN. ¡GRACIAS, AMAZON POR AYUDARNOS A PAGAR LOS GASTOS DE NUESTRO SITIO WEB! TODAS LAS IMÁGENES DE LOS PRODUCTOS PERTENECEN A AMAZON.COM Y SUS VENDEDORES.
reporteplatense.com.ar