El saqueo transnacional del cobre chileno

El estudio “Nuevas estimaciones de la riqueza entregada a las grandes mineras privadas del cobre: ​​Chile 2005-2015”, abordó la renta económica obtenida por las 10 mayores mineras de Chile. Usando datos oficiales del Banco Mundial (BM) para el período 2005-2014 y aplicando una metodología moderna y conservadora, se estimó que estas empresas mineras obtuvieron una renta económica de US$ 120 mil millones. Las 10 grandes empresas mineras transnacionales consideradas en este estudio fueron: Anglo American Sur, Mantos Copper, Los Pelambres, Candelaria, Quebrada Blanca, Escondida, Collahuasi, Cerro Colorado, Zaldívar y El Abra.

Según el economista Julián Alcayaga (2020):

Al finalizar la dictadura, en 1989, solo existían 3 empresas mineras extranjeras medianamente grandes, “La Disputada” que había pertenecido al Estado hasta 1979, “Mantos Blancos SA” y “Minera El Indio”, que producía un total de 214.000 toneladas, el resto lo produjeron las empresas del Estado, Codelco y Enami, del total de 1.609.000 toneladas producidas por Chile en ese año. En otras palabras, solo el 13% del cobre chileno fue producido por empresas extranjeras. Hoy, en 2019, empresas extranjeras producen el 70% del cobre chileno. Eso quiere decir que en estos 30 años la inversión extranjera ha sido espectacular.

Según los anuarios de Cochilco, las mineras extranjeras han sacado de Chile la friolera de 85.818 toneladas de cobre fino equivalente entre 1990 y 2019, lo que al precio promedio de los últimos meses (3 dólares la libra) equivale a unos US$ 567.760 millones. . Pero esa es la exportación declarada por las propias empresas, pero es de público conocimiento que la exportación real debería ser por lo menos un 20 a 25% superior a la cifra oficial, lo que significaría que la exportación de cobre por parte de empresas mineras extranjeras llegaría a las 100.000 toneladas. y su valor debe superar los US$ 680.000 millones, a lo que debe sumarse un 30% más por el oro, la plata, el molibdeno, el renio, el cobalto, etc., contenidos en la exportación de concentrados de cobre, lo que sumado significa que la minería extranjera Las empresas se han llevado alrededor de 900 mil millones de dólares de nuestro país. Esa es la dimensión de la extraordinaria riqueza que representa el cobre para Chile, sin embargo, como dijimos más arriba, esto ha sido un desastre para nuestro país, aunque quizás el desastre deriva directamente de los gobiernos que hemos tenido durante los últimos 30 años, quienes han permitido conscientemente este desfalco.

Esto se explica porque de los 900.000 millones de dólares que se han llevado las mineras extranjeras, ¿cuánto han pagado en impuestos al Estado ya todos los chilenos? Es difícil saberlo porque la tributación ha sido secreta en Chile desde 1995, precisamente para que los chilenos no se enteraran que las empresas extranjeras en general, y las empresas mineras en particular, pagan poco o nada de impuesto a la renta en Chile. Sin embargo, la tributación de las empresas mineras extranjeras se conoció gracias a un informe del SII solicitado por el Senado en 2003 y en un informe solicitado al SII por la diputada Claudia Mix. Estos informes indican que desde 1990 hasta 2019, el impuesto a la renta más el impuesto específico a la minería conocido como regalía, ha sido de US$ 29.030 millones.

READ  Top Pijamas De Navidad por debajo de su presupuesto con guía de compra

Es decir, sacaron de Chile 900.000 millones de dólares y dejaron en el país sólo US$ 29.030 millones en 30 años de explotación, es decir, dejaron un minúsculo 3,2% de una riqueza que ya desapareció de nuestro suelo para siempre.

¿Por qué las empresas mineras extranjeras se han llevado tanto cobre y otros subproductos y han pagado tan pocos impuestos? Aquí es donde entra el desastre permitido por nuestros gobernantes a partir de 1990. Hasta 1989, las empresas mineras extranjeras debían tributar sobre la base de la renta presunta, es decir, sobre lo que vendían. Ninguna empresa minera podía sustraerse al pago del impuesto a la renta, porque en cuanto tenía que vender o exportar la primera tonelada de cobre, tuviera o no ganancias, tenía ingresos y tenía que pagar el impuesto. Todo cambió en junio de 1990, cuando se sancionó la Ley 18.985, que cambió el impuesto de las grandes empresas mineras de renta presuntiva a renta efectiva, es decir, si las empresas mineras obtienen o declaran utilidades o ganancias, pagan impuesto a la renta, pero si declaran pérdidas no pagan impuestos, de hecho, acumulan pérdidas, y no pagarán impuestos hasta que las eventuales utilidades futuras absorban todas las pérdidas acumuladas. Las empresas mineras extranjeras llegaron masivamente a nuestro país, porque la Ley 18.985 les permitiría llevarse el cobre y sus derivados sin impuestos. Junto a esa ley, posteriormente, el gobierno de Eduardo Frei Ruiz-Tagle sancionó la Ley 19.389, que estableció el secreto de la información fiscal de las empresas. En la misma línea, el gobierno de Ricardo Lagos, al aprobar la ley 19.738, incrementó los beneficios tributarios para las empresas transnacionales del cobre, porque les permitía, contrariamente a lo que debía ser, obtener una compensación por la pérdida de valor sufrida por el yacimiento. cuando se explota, cuando debe ser el país y su gente quienes reciban una compensación por el enriquecimiento del sector privado a costa de un recurso natural no renovable que se está extinguiendo.

Todo parte del hecho de que la inversión que realizan las matrices en Chile no se realiza a través de inversión directa, sino que es su filial minera “chilena” la que tiene que endeudarse con sociedades financieras afines a la matriz y domiciliadas en paraísos fiscales o fiscales, sociedades financieras a las que las mineras “chilenas” pagan intereses y comisiones muy por encima del mercado normal. En algunas empresas mineras, los gastos financieros han llegado al 40% de sus gastos totales, y de esta forma, disminuyen o hacen desaparecer las utilidades en Chile.

READ  Bloomer da la bienvenida a la evaluación de la vigilancia de los productos del mar en el Acuario de la Bahía de Monterrey para la región de Magallanes en Chile

Otra forma de evasión son los precios de transferencia tanto en lo que compran como en lo que venden a empresas relacionadas. Por ejemplo, esos enormes camiones mineros, que valen alrededor de 5 millones de dólares, no se los compran al fabricante sino a una empresa comercial relacionada domiciliada en un paraíso fiscal a la que le pagan 7 u 8 millones de dólares, lo que encarece los gastos de la “chilena”. empresa minera, con el fin de reducir las ganancias para no pagar impuestos. Exportan el concentrado a una empresa relacionada, en barco y seguro de una empresa relacionada, y los costos de fundición y refinación son mucho más altos que los precios de mercado, por lo que las ventas son mucho más bajas de lo que deberían ser a precios de mercado. Las utilidades de estos sobreprecios son percibidas por empresas relacionadas del mismo grupo, pero en el exterior, y los mayores gastos para la minera “chilena” sirven para reducir o hacer desaparecer sus utilidades, de modo que no pague impuesto a la renta en Chile.

Hay muchas otras formas de generar gastos artificialmente, que son aún más ilícitas, como las ventas en mercados de futuros a empresas relacionadas que ganan lo que pierde la minera “chilena”. Reducen la cantidad y el contenido metálico del cobre y otros subproductos que ingresan al concentrado, bajo el pretexto de que la Aduana, Cochilco o el SII no controlan las exportaciones de cobre. ¿Por qué estos organismos no controlan las empresas mineras extranjeras, si ese es su papel? Porque los directores y funcionarios de estos organismos no pueden fiscalizar empresas mineras extranjeras, sino recibir órdenes directas de las autoridades gubernamentales. Por eso estamos hablando del desastre que han causado los gobiernos de Chile para el cobre y la minería en general.

Además de las regalías tributarias, el modelo de producción de cobre que desde 1990 ha impulsado la exportación de concentrado de cobre (clasificado como materia prima o submaterial), implica importantes pérdidas para el país, convirtiéndose Chile en el primer exportador mundial de cobre. concentrado de cobre, ya que del total de mineral que exportamos, 1/3 es concentrado de cobre.

Y exportar concentrado de cobre implica enormes pérdidas, ya que el precio de compra y venta no lo definen las bolsas de metales, sino que está sujeto a la arbitrariedad de los participantes en la transacción, que generalmente son socios relacionados. Además, quien exporta o vende el concentrado de cobre está atado a contratos obligatorios de 20 años, debiendo pagar el costo del flete por barco a las fundiciones y refinerías en Asia o Europa, así como los seguros requeridos. A esto se suma una pérdida del 4% del cobre contenido en el concentrado, ya que las fundiciones pagan solo el 96% del cobre que compran. En el caso de Codelco, se trata de pérdidas directas y significativas para el país que se evitarían refinando y fundiendo el concentrado en el país.

READ  Santa Fe Wine & Chili Fiesta vuelve a servir | Noticias locales

También perdemos ingresos por las llamadas impurezas o subproductos que contiene el concentrado de cobre (estimado en más de 30 metales y no metales), las transnacionales pagan un monto aproximado por el oro y la plata, mientras que por el resto el contenido, que es considerado insignificante y sin valor por las empresas (que los órganos de control aceptan) no pagan un peso. Al respecto, el académico Juan Camus de la Universidad de Playa Ancha estimó en 2012 que Chile perdió más de 9 millones de dólares por cada 1.000 toneladas de concentrado de cobre exportado, cantidad que es aún mayor si se considera que entre 11 y 12 millones de toneladas de cobre concentrado de cobre se envían al exterior anualmente.

En definitiva, el daño al país por exportar concentrado y no refinar ni fundir cobre en el país alcanza dimensiones gigantescas, en cifras multimillonarias muy difíciles de medir y traducir en realidad. Para la última década (2000 a 2010), el perjuicio para el país se estima en 120 mil millones de dólares, según la Facultad de Economía de la Universidad de Chile; 190 mil millones de dólares, según el Banco Mundial, y cerca de 300 mil millones de dólares, según el Comité de Defensa del Cobre.

Por otro lado, la nacionalización es un camino posible, especialmente en Chile donde la Constitución Política vigente mantiene la decisión de aprovechar los recursos naturales en beneficio del pueblo chileno.

Y la nacionalización es posible hoy, como lo demuestra la decisión del gobierno boliviano en 2006 de sacar los hidrocarburos de las manos de las transnacionales, obteniendo así un importante beneficio de desarrollo para su pueblo. Además, en 2013, como resultado de una intensa movilización social, se adoptó y puso en práctica el principio de que el gas es primero para los bolivianos y luego para la exportación.

En resumen, de 2006 a 2019, gracias a esta decisión de nacionalizar el gas y el petróleo, el pueblo boliviano obtuvo US$ 37.484 millones en ingresos petroleros, ingresos que benefician programas y proyectos en los sectores de salud, educación, vivienda, empleo, producción de alimentos. , entre otros. Esta riqueza recuperada financia también gran parte de los bonos sociales y rentas en beneficio de niños y jóvenes, madres solteras y ancianos.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

REPORTEPLATENSE.COM.AR ES PARTICIPANTE EN EL PROGRAMA DE ASOCIADOS DE AMAZON SERVICES LLC, UN PROGRAMA DE PUBLICIDAD DE AFILIADOS DISEÑADO PARA PROPORCIONAR UN MEDIO PARA QUE LOS SITIOS GANAN TARIFAS DE PUBLICIDAD POR PUBLICIDAD Y ENLACE A AMAZON.COM. AMAZON, EL LOGOTIPO DE AMAZON, AMAZONSUPPLY Y EL LOGOTIPO DE AMAZONSUPPLY SON MARCAS COMERCIALES DE AMAZON.COM, INC. O SUS AFILIADAS. COMO ASOCIADO DE AMAZON, GANAMOS COMISIONES DE AFILIADOS DE COMPRAS QUE CALIFICAN. ¡GRACIAS, AMAZON POR AYUDARNOS A PAGAR LOS GASTOS DE NUESTRO SITIO WEB! TODAS LAS IMÁGENES DE LOS PRODUCTOS PERTENECEN A AMAZON.COM Y SUS VENDEDORES.
reporteplatense.com.ar