Masiva marcha de la CGT terminó con las bases exigiendo el paro general a los dirigentes
Política

..

La Confederación General del Trabajo (CGT) encabezó una multitudinaria movilización de trabajadores para reclamar cambios en la política económica del Gobierno y lanzó un paro nacional sin fecha, lo que provocó reclamos, corridas e insultos. "Paro general, paro general", fue la consigna que más se entonó durante toda la tarde.

 

La movilización fue impactante. Casi medio millón de personas cubrieron las cuadras que iban desde el ministerio de Producción, donde estaba el palco, hasta más allá de la 9 de julio. Sindicatos, organizaciones sociales, partidos políticos y mucha gente suelta formaron parte de una protesta histórica contra el gobierno de Macri.

Tal vez, esa masividad expresaba algo más que una necesidad de salir a la calle, y eso comenzó a notarse cuando una hora antes de lo previsto empezaron los discursos.

"Queremos un dialogo con respuestas a los trabajadores, a nuestro reclamos", aseguró Carlos Acuña al abrir el acto y recibió los primeros silbidos. 

Mientras el discurso avanzaba, y se dilataba alguna precisión sobre la convocatoria a un paro, el clima comenzaba a enrarecerse y desde abajo del palco se empezaba a sentir fuerte el descontento de los presentes.

"No vinimos únicamente a hacer un diagnóstico, vinimos a anunciar que va a haber medidas de fuerza en la Argentina a fin de mes, les pido por favor que escuchen cuáles son las razones", sintetizó Juan Carlos Schmid desde el palco central de la movilización que convocó la central obrera. Desde el fondo el grito de "paro general" ya tapaba el discurso.

Finalmente, fue Héctor Daer quién, ante la presión de la gente afirmó: "Ya pusimos en marcha un plan de lucha. La CGT ya tomó la decisión de hacer un paro de 24 horas antes de fin de mes", sin embargó la fecha siguió ausente.

La tensión que hubo en el acto se evidenció sobre todo cuando Héctor Daer, que fue abucheado en varias partes, cometió el furcio de que la huelga general se haría "a fin de año".

Cuando el acto ya había finalizado, se iniciaron incidentes, con corridas, insultos y desórdenes entre un grupo que pedía una fecha concreta y algunos militantes sindicales que protegían a los dirigentes.

Ante ese escenario, Daer, Acuña y Schmidt debieron refugiarse en la sede del Sindicato de Comercio. Mientras tanto, una multitud que pedía por el paro tomó el palco y siguió exigiendo por una fecha concreta.

 
Banner
Banner

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Site Meter