El oro y las palabras

--Por Federico Maggiori

TW: @fedemaggiori


En 1973 murió Pablo Neruda y en 1974 se publicó su autobiografía "Confieso que he vivido". El poeta, como lo llaman en Chile, escribió un apartado que se llama "Las palabras" donde dice "Se llevaron el oro y nos dejaron el oro... Se lo llevaron todo y nos dejaron todo... Nos dejaron las palabras" al referirse a la conquista de Ámerica. Accedí al libro de casualidad, tal vez es así como se acceden a los mejores libros, y estaba como están los mejores libros: roto, amarillo y con olor a humedad.

 

Deseé ser cauto para escribir esta nota, pero hay veces que las palabras brotan. Espere a la fecha número cinco del futbol argentino para poder ver el desarrollo del futbol por televisión abierta.

La primera tristeza me la brindó la super final entre Boca y San Lorenzo, un partido magnifico por parte del ciclón. La amargura radicó en dos amigos que no pudieron ver el partido de forma abierta: uno en la Patagonia me comentó que había que pagarlo por DirecTv para poder disfrutarlo, otro en Entre Ríos me dijo que solo televisaba TyC. Decidí esperar a sabiendas que había una diagonal imaginaria que une el litoral con Neuquén que impedía ver el futbol por aire. Luego llegaron las denuncias públicas, que sino tenés cable no podes ver los canales de aire. Es necesario aclarar que con el gobierno anterior tampoco se veían dichos canales en todo el país, pero codificar un partido o emitirlo por una señal que es estrictamente de cable me pareció un exabrupto.

Esta falta de decoro se vio profundizada por la mecánica de las transmisiones y el cambio de periodistas. La mayoría que entraron eran pertenecientes a Torneos, lo que mostró una clara visión de por qué lado va el negocio. La categoría de esos periodistas es innegable, todos extraordinarios profesionales a excepción de Vilouta, que técnicamente es un pésimo relator y que, por si fuera poco, bastardeó la televisación abierta del futbol y su único leitmotiv es "que vayan todos presos", lo que significa una pereza intelectual.

Pero pensemos las transmisiones, donde los fierros, es decir el equipo técnico lo pone el Estado y lo usufructúa el privado. La chicana de canal 13 del "todo vuelve a la normalidad" también fue de tremendo mal gusto, ya que la normalidad es que ellos vuelvan a hacer el negocio de sus vidas con la pauta publicitaria, esa que decía que no daba. Esa que decían también que no existía y que no había manera de solventar.

Molesta de gran forma ese cambio de discurso, porque en realidad el fondo siempre fue económico, ellos lo sabían siempre, ya que en base al fÚtbol quedaron con los cables del interior y se trasformaron en el monstruo mediático que son hoy en día.

El fÚtbol de a poco está dejando de ser para todos, eso que soñábamos unos cuantos. Es cierto que eran necesarios cambios, es cierto que la propaganda cansó a un montón de gente, es cierto también que era la única manera de comunicar que se hacía o de generar una campaña de composición.

Hoy River, Boca o cualquier equipo no juegan más en Canal Siete, se ven por los privados. Cambiando eso que tanto criticaban. Con la ley de medios sepultada y el negocio del fútbol de nuevo en sus manos, me puse a pensar otra vez en el fragmento de Pablo Neruda. La única diferencia es que se llevaron el oro, se llevan el oro y ni nos dejaron las palabras. Ahora todo es de ellos.

 
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Site Meter