Showtime

--Por Federico Maggiori

TW: @fedemaggiori

Amo los mundiales ¿Quién no? Son cada cuatro años, vuelve aparecer el sentimiento de gesta épica frente a cada partido y nos une a todos por un instante. De alguna forma se vuelve al espíritu amateur y se respira fútbol todo el tiempo.

 

 

Todos se vuelven técnicos, saben cómo y de que forma debe pararse la selección. Vuelven a recordarse anécdotas mundialistas. La pregunta más común para la gente que pudo vivirlo es ¿Qué estabas haciendo cuando Diego metió el gol a los ingleses? Miles de respuestas, cientos re recuerdos y alegrías innumerables en torno a la pelota.

Todos hablan, es que el fútbol tiene sueños de ciencia pero nunca deja de ser un juego. Es por eso que todos están autorizados a hablar y es por eso tal vez que es tan difícil ponerse de acuerdo.

Sucede, por suerte, que gracias a la televisación abierta muchos cientos de miles lo van a poder disfrutar más. Eso aunque usted no lo crea, es lo que le interesa a la FIFA. Se preguntarán entonces ¿por qué cobra tan caros sus derechos? La respuesta es simple, es que en realidad es fútbol para ellos es una cosa qué es de quien pague y si no paga pues que no vea. ¿Por qué conviene entonces que lo vea tanta gente? Por el solo hecho que esta multinacional, que tiene como capital la ilusión de la gente, se llena vendiendo publicidad.

Hasta aquí pareciera que no hay estafa. El asunto es mayor, la estafa es más grande. En la Argentina se podrá ver de forma abierta, pero en buena parte del mundo es probable que no. Tampoco podrán ver quienes murieron en post del espectáculo. Pues el mundo, como el futbol, no sabe lo que son las injusticias. La FIFA fue cobijo de una dictadura, donde se gritaban goles y también picanazos. La FIFA son los ocho muertos en la construcción de los estadios para esta copa del mundo y es también, según la Confederación Sindical Internacional, los 1200 inmigrantes de India y Nepal que murieron construyendo los estadios del capital en Qatar para su copa en el 2022.

Siempre recuerdo al personaje de Grekko en Wallstret con una frase con aires de sentencia: "La codicia, a falta de una palabra mejor, es buena; es necesaria y funciona. La codicia clarifica y capta la esencia del espíritu de evolución. La codicia en todas sus formas: la codicia de vivir, de saber, de amor, de dinero; es lo que ha marcado la vida de la humanidad...". La FIFA bien lo sabe, no lo disimula, ellos, los que menos tienen y de donde han salido la mayoría de los cracks a nivel mundial no les importa. No tendrán entradas para las copas, solo tendrán permitido construirlas y si tienen suerte, tal vez vean un partido por televisión.

Ladies and gentlemen, showtime.

 
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner