La soberanía comunicacional en peligro

--El pasado viernes 6 de mayo se realizó una disertación pública y abierta bajo el lema "Soberanía comunicacional en peligro", en la cual Alfredo Di Pato - Secretario de Organización de SITRATEL- y Eduardo Seminara - Diputado Nacional FPV – conceptualizaron desde sus respectivos ámbitos de trabajo el momento crítico por el cual atraviesa el englobe general del desarrollo de telecomunicaciones en Argentina, con la empresa estatal ARSAT – Argentina Soluciones Satelitales- como enfoque principal.

Alfredo Di Pato, gremialista, y relacionado fuertemente a la cuestión técnica del entramado de telecomunicaciones en Argentina y la región, abrió la disertación en donde apuntó su relato a una síntesis histórica de la evolución política y tecnológica de las comunicaciones en el país, para luego implementar una serie de conceptos y situaciones que ponen en jaque la continuidad de las políticas llevadas a cabo durante el gobierno de Cristina Kirchner.

Di Pato planteó el cambio de paradigma que se produjo en base al avance tecnológico a lo largo de la historia en materia de comunicación. Partiendo de la comunicación punto a punto – como es una llamada telefónica – hasta llegar al día de hoy, con la transferencia de datos como eje central.

"Hoy la telecomunicación pasa por la transferencia de datos. Estos viajan a través de la nube, mediante servidores que direccionan a estos paquetes y los envían de un lugar a otro del mundo. Conceptualmente hablamos de transmisión de datos, los cuales circulan todos juntos y llegan a nuestra casa en forma de telefonía, televisión e internet", describió Di Pato a modo de introducción técnica.

La mayor parte de su discurso, Alfredo Di Pato, la apuntó estrictamente a la propiedad de las redes físicas de transferencia de datos. Allí el representante de Foetra, destacó a que porcentaje y margen de propiedad que tienen los medios de comunicación por sobre empresas de telefonía y telecomunicaciones.

"En el año 1990 se licita ENTEL - Empresa Nacional de Telecomunicaciones - a cuatro empresas, las cuales incluía a Telefónica y Telecom entre otras, con capitales italianos y franceses", subrayó Di Pato en pos de describir el potencial de las telecomunicaciones en la actualidad. "El gran avance tecnológico produjo hoy que la telecomunicación pase a ser el petróleo de la nueva modalidad de producción de muchas empresas multinacionales. No tener telecomunicación para una empresa es comparable con no tener energía o medios para producir".

Según Alfredo Di Pato el hambre de diversos sectores privados por la apropiación y concentración de empresas en telecomunicaciones muestra "la importancia que tiene ser soberano de los medios físicos de transferencia de datos y el posicionamiento que este brinda".

Allí los medios de comunicación asoman su cabeza y entran en el juego empresarial. La producción de contenidos proviene de lo emitido por TV, Radio, Internet, los cuales se transmiten específicamente por un tendido de fibra óptica y tecnologías particulares para hacer funcionar a los data center, los cuales son lugares de alojamiento de información de máxima seguridad y que en Argentina hay pocos, y el más avanzado de todos pertenece al proyecto ARSAT.

Ante la embestida de los privados y en pos de garantizar un mejor y mayor servicio nace ARSAT, quien por primera medida busca lograr la ocupación de órbitas satelitales con el fin de conformar una empresa de telecomunicaciones nacional. " La TDA – Televisión Digital Abierta - , junto a los data center y los más de 56 mil km de fibra óptica, de los cuales actualmente están instalados 36 mil y 20 mil ya se encuentran iluminados, es decir en funcionamiento, conforman la empresa ARSAT", apuntó el Secretario General de Foetra.

El pequeño alivio por la supervivencia del proyecto y empresa que engloba ARSAT, se aloja en el ámbito legislativo. "Por suerte ARSAT está protegida por una legislación la cual exige que para modificar dicha empresa hacen falta dos tercios del parlamento en ambas cámaras. Lo cual prohíbe privatizar ni vender, ya que el Estado siempre tiene la mayoría de las acciones. Esto determina que el propio Estado es dueño de la red tendida, para poder transmitir los contenidos sin ningún tipo de censura y así poder llegar a todo el territorio argentino", manifestó Di Pato.

De todos modos el estado de alerta surge por movidas empresariales, las cuales se ven ciertamente respaldadas por las acciones del actual gobierno de Mauricio Macri.

El caso de la empresa Nextel, es un claro ejemplo de la incursión de los medios de comunicación dentro del ámbito de las telecomunicaciones y el control de los "caños" por donde fluyen los contenidos y son repartidos a lo largo del territorio argentino.

"La mayor preocupación pasa, por el lado de Cablevisión que tiene como dueños en 60 por ciento al Grupo Clarín y en un 40 a un fondo buitre mejicano, que buscó comprar en su momento a la quebrada empresa Nextel, y no fue permitido en la gestión de Cristina Kirchner", relató Di Pato.

En consecuencia y en relación directa con el sentido de la actividad, Alfredo describió: "A días de asumir Mauricio Macri, dicta el decreto 267/15, el cual cercena artículos de legislación del AFSCA y el AFTIC, por lo cual Cablevisión finalmente adquirió Nextel. Con esta adquisición logran mayor concentración de la propiedad de los medios de transmisión de la nube, lo cual alarma por el hecho de que si son ya son dueños de los contenidos, y también son dueños de por donde se transmite, se pierde el control de todo", aseveró Di Pato.

Este tipo de embestidas que se vienen presentando con derogación de leyes y decretos con una parcialidad explicita demuestran cada vez más la importancia de ARSAT para poder contrarrestar el embate sobre los medios físicos de transmisión de datos en Argentina.
En consecuencia, Eduardo Seminara apuntó su oratoria al rol que cumple el cuerpo legislativo con el fin de frenar este tipo de acciones y lograr garantizar una soberanía en materia de telecomunicación.

Mediante una enumeración de acciones, conceptos y legislaciones, Seminara manifestó que en materia de telecomunicaciones la fuerte inversión la hace siempre el Estado, y es rápidamente apropiada por el sector privado a lo largo de la historia.

Por ello se buscó regular un nuevo sistema de medios, con leyes como la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y Argentina Digital, las cuales englobaron a proyectos como la TDA y ARSAT.

"Se planteó una división que incluya la participación civil y se procedió en 2008 a realizar el reconocimiento de diversos medios excluidos. Así quedó repartido el marco que reconoce tres actores principales el público estatal, el privado con objetivo comercial y otro sin fines de lucro", aseguró el diputado por el Frente Para la Victoria.

En ese marco, es que el Estado Nacional desarrolla una nueva empresa de tv, Televisión Digital Argentina, con una serie de canales propios financiados con presupuesto nacional y de ese modo promueve el desarrollo de proyectos como canales universitarios y no gubernamentales con una propuesta federal.

"Para ello se desarrolló una estructura de antenas que cubre el 75 por ciento del territorio argentino, y el otro 25 cubierto por medio de transmisión satelital a través de ARSAT", describió Seminara para dejar de manifiesto la importancia de dicho proyecto.

"La soberanía en materia de telecomunicación está en peligro porque creemos que no hay actos de gobierno que estén vacíos de contenido político e ideológico. Todo lo que se venía haciendo en materia de telecomunicaciones y en otros órdenes también, tenía un sentido en el marco de un proyecto político de ganar cada vez mayor independencia frente a temas centrales que hoy están en el marco de las políticas globalizadas", aseveró el ex vicerrector de la Universidad Nacional de Rosario.

En tanto Seminara describió el cambio de rol del Estado frente al mundo en cuanto a los proyectos desarrollados. "Los avances en dichos temas daban un perfil de país y de política que garantizaba que Argentina avanzaba algunos pasos en un grado mayor de independencia. Argentina estaba pasando de ser un consumidor sonso a ser un proveedor avispado", enfatizó.

Es por ello que proyectos como ARSAT involucran la construcción de una propia infraestructura de redes a nivel país, y una red satelital a nivel continental, la cual permite ser un productor y un proveedor de estos servicios a terceros.

La alarma que justifica el peligro de la continuación de este tipo de desarrollos se basa para Seminara en que hay "fuertes indicios, tales como la modificación a la Ley de Telecomunicaciones, el cambio de estatus que se le hace a los servicios de TV punto a punto y el desarme del proyecto ARSAT".

A su vez, el diputado nacional agregó: "Los decretos de Mauricio Macri hacen que pongamos una mirada atenta en este terreno en el cual la soberanía digital está en peligro. Tener satélites sirve para no tener una dependencia de empresas multinacionales que se dedican a ocupar orbitas, alquilar y generar renta para quienes no tienen satélites. A nosotros nos sirve para tener independencia en toma de decisiones para actuar sobre nuestro territorio y mantener una política de servicios en telecomunicaciones".

En tanto Eduardo Seminara a modo de conclusión puso en relieve el tema de discusión y destacó: "El derecho al acceso a la telecomunicación es un derecho humano y es parte de la lucha para construir un país más independiente. Estamos discutiendo de qué manera nos queremos relacionar con el mundo, si construyendo un modelo de desarrollo con independencia, inteligencia y producción calificada o un mero productor de commodities".

Fuente: www.radio.unr.edu.ar
Nicolás Martínez

 
Banner
Banner

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Site Meter