La memoria argentina
Jueves, 26 de Marzo de 2015 01:02

--Por Jamylle Mol*

 TW: @jamylle_mol


Una chica con la remera de Che Guevara. Un chico con la remera de Cuba. Periodistas identificados por el chaleco escrito "prensa". Cantantes de rock exponiendo toda su inquietud sobre el mundo. Jóvenes fumando porro y tomando mates en el pasto. Universitarios y agrupaciones estudiantiles entregando papeles donde describen sus ideales. Tranquilos. El escenario: Plaza Malvinas en el día de la memoria. 39 años después.

 

Desaparecidos. Torturas. Censura a los medios de comunicación. Exilios políticos. Muertes y prisiones. Eran jóvenes con remeras del Che. Eran chicos que idealizaban Cuba y fumaban porro. Eran periodistas que intentaban llevar la verdad a la sociedad. Eran cantantes y artistas de todas las áreas. Eran universitarios y profesores. El escenario: toda la Argentina durante los siete años de dictadura. 39 años antes.

Las dictaduras en Latinoamérica, principalmente en Argentina, Brasil y Chile fueron muy similares: los dolores fueron muchos; los abusos de poder, infinitos; las torturas: duramente crueles; los movimientos de resistencia, increíblemente valientes. Sin embargo, en los días de hoy, la Argentina tiene algo más a enseñar a Latinoamérica (y al mundo): es preciso decir: "no nos olvidamos". Y lo hacen: todos los días.

Para quién viene desde afuera, es notable la relación entre los argentinos y la memoria. En las calles, mensajes en las paredes recuerdan desaparecidos. Organizaciones como las madres y las abuelas de plaza de mayo actúan activamente en el transcurrir de la historia. En las universidades, los jóvenes son presentados a un pasado que influye directamente en el pensamiento social del país. Es como si, en el aire, un mensaje de "eso no se repetirá" pasase sobre la cabeza de cada argentino.

La rememoración se torna aún más fuerte en el día 24 de marzo. Ese es el día de marchar por la verdad y la justicia, día de ocupar las calles y llevar los rostros de amigos y parientes desaparecidos, día de juntarse en las plazas y hacer ruido.

Hace una semana, Brasil asistió a millones de personas protestando a favor del retorno de la dictadura. Ayer, millones de argentinos salieron a las calles para decir que no se olvidan. Como brasileña, es imposible no hacer una comparación. Gracias, Argentina, por hacernos acordar que es siempre tiempo de luchar.

*Jamylle nació en Ouro Preto, Brasil. Es periodista y hace un año que vive en La Plata, lugar que eligió para realizar un Master en Comunicación y Derechos Humanos.

 
Banner

Banner
Banner
Banner