El pueblo salió a la calle para ovacionar a la Selección Nacional

Miles en el Obelisco festejando la actuación de la SelecciónMiles en el Obelisco festejando la actuación de la Selección

Una vez consumado el pitazo final del italiano Nicola Rizzoli, que decretó el triunfo ajustado de Alemania (1-0) en el estadio Maracaná de Río de Janeiro, la gente se volcó masivamente a festejar en la vía pública, más allá del resultado.

 

Imposible calcular la cantidad, pero, de a cientos, de a miles, los simpatizantes albicelestes se fueron acercando al centro de las ciudades del país.

Hubo mucha batucada, mucho bombo, acompañados por tronar de cornetas y vuvuzelas, aquel instrumento que fue popularizado en el Mundial de Sudáfrica 2010.

En La Plata el lugar de encuentro fue la emblemática esquina de 7 y 50, en tanto que en Capital Federal el punto elegido fue el Obelisco, en donde decenas de miles de personas festejaron la entrega y el esfuerzo del equipo, que a pesar de la derrota está en la cumbre del fútbol mundial.

Lamentablemente, pasadas las 22, los festejos finalizaron cuando una centena de vándalos y barrabravas infiltrados provocaron destrozos y se enfrentaron con la policía.

 
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner